¿Terminaste de construir o remodelar tu casa? Es hora de hacer una limpieza de final de obra

Terminar una remodelación en casa o erigir la vivienda propia de la forma en la que se había planificado es una sensación maravillosa. Después de meses, e incluso de años, de esfuerzo y trabajo llega el ansiado momento: disfrutar de la morada.

Sin embargo, al margen de la alegría, uno de los principales inconvenientes que aparecen luego de estar en obra es la suciedad que queda por todas partes. No importa si el personal fue cuidadoso y delicado, el polvillo permanece en los ambientes por mucho tiempo y puede ser un problema muy serio para los niños, ancianos o personas con condiciones respiratorias o alergias.

Aunque intentés quitar el polvo por tu cuenta, tu trabajo no será suficiente, porque luego de una construcción la suciedad restante no puede ser removida con productos o maquinarias de uso doméstico, sino que se requiere el empleo de insumos y equipos industriales operados por profesionales.

Por este motivo es necesario contratar a una empresa como Star Union, que se dedica, entre otros servicios, a la limpieza de obra, para que puedas disfrutar de tu casa sin preocupaciones.

Etapas de la limpieza de final de obra

  • Limpieza gruesa

Es la primera que se lleva a cabo. Consiste en el retiro de los escombros o materiales que hayan sobrado luego del trabajo de los obreros, a fin de despejar los espacios y dejarlos listos y ordenados para la siguiente etapa.

  • Limpieza fina

Es la que apunta a los detalles, teniendo como objetivo que las superficies queden completamente limpias y relucientes. Aquí se quitarán manchas, polvo y restos de pintura, entre otras tareas específicas.

Objetivos de la limpieza de final de obra

  • Quitar el polvo

Esta tarea es una de las que lleva mayor cantidad de tiempo. Se debe comenzar por los objetos más grandes y voluminosos, para luego pasar a los de menor tamaño y los recovecos donde pueda haberse alojado suciedad y polvillo.

  • Sacar manchas incrustadas

Como por ejemplo restos de pintura, cemento, yeso, enduido y cualquier tipo de material que haya caído en pisos o paredes.

Si dejamos pasar mucho tiempo, las manchas se secarán por completo dificultando su remoción.

  • Evitar manchas

Además de quitar las existentes, uno de los objetivos de la limpieza de obra es prevenir la formación de nuevas manchas.

Para eso se deben quitar los picaportes de las puertas, cubrir los muebles con sábanas o lienzos y los marcos de las aberturas con cinta de enmascarar.

  • Limpiar techo, alfombras, pisos y  paredes

Ya que pueden albergar partículas que a simple vista no se ven, pero son una molestia para personas con problemas respiratorios.

  • Limpiar cristales

Los vidrios recién colocados pueden tener marcas de transporte o etiquetas. Los profesionales de limpieza te ayudarán a que queden relucientes y se luzcan en los ambientes.

Al margen de leer más sobre los beneficios de la limpieza de final de obra, ponete en contacto con una empresa profesional para que te asesore sobre la mejor opción para tus necesidades.

La construcción en seco, una técnica que gana cada vez más adeptos

Si bien en nuestro país aún no se encuentra demasiado difundida, la construcción en seco es una técnica de vanguardia debido a que permite la edificación de cualquier tipo de establecimiento de forma rápida, segura y económica, a comparación de la metodología tradicional.

Esta técnica tiene como objetivo reemplazar los elementos húmedos que forman parte de una obra, tales como cemento, cal, yeso, hormigón armado, mamposterías, entre otros, para sustituirlos por insumos secos o prefabricados.

La construcción en seco, cuyos insumos se comercializan por empresas como El Pimpollo, hace que los tiempos de construcción se acorten, dado que no hay que esperar que los materiales sequen o sellen.

Tipos de construcción en seco

Actualmente existen dos sistemas de construcción en seco: el drywall y el Steel framing. El primero se vale de perfiles de acero de poco espesor para montar particiones de interior que no soportan cargas de la estructura, como cielorrasos o revestimientos.

El Steel framing, por su parte, consiste en perfiles de acero que se usan para erigir estructuras que soportan peso, a pesar de ser muy livianas. Se utiliza en viviendas, naves industriales, entrepisos y cerramientos exteriores.

La construcción en seco es considerada no como un sistema excluyente, sino como un modelo abierto, ya que permite su combinación con mampostería o edificaciones con ladrillos.

Beneficios de la construcción en seco

  • Su ejecución es más rápida

Construir en seco acorta la demora del trabajo, a la vez que también reduce la necesidad de mano de obra. El motivo es porque no se debe esperar los tiempos habituales de fragüe y mezcla de los materiales húmedos.

  • Produce pocos desperdicios

Básicamente porque no se utilizan arena, cal y cemento, a la vez que los perfiles de acero se adquieren de las medidas necesarias, sin necesidad de cortarlos o adaptarlos en plena obra.

Por otro lado, las refacciones también son limpias, ya que picar o derribar paredes generando escombros no es necesario.

  • Es compatible con otros estilos de construcción

Como dijimos anteriormente, la construcción en seco no excluye otras formas de edificación. Esto es de gran ayuda cuando se necesita hacer refacciones en obras ya existentes.

  • Es más segura

Los perfiles hechos para la construcción en seco son resistentes al fuego y a la corrosión, aportando mayor durabilidad y seguridad a las edificaciones.

Además, como son materiales muy livianos, pueden acopiarse y manipularse con mayor facilidad.

  • Posee mayor aislación térmica y acústica

La aislación hace que las estructuras realizadas con este tipo de construcción sean más cálidas durante el invierno y más frescas en la época estival, impactando en el consumo energético.

  • Es sustentable

El ahorro de energía y de agua en obra con la construcción en seco hace que sea menos contaminante y gaste una menor cantidad de recursos.

Si querés conocer más sobre este construcción en seco y tradicional, insumos y elementos para edificación, hacé clic aquí y consultá lo que necesites.

¿Qué son y cómo se hacen los ladrillos ecológicos?

Separar los residuos en húmedos y secos, reciclables y no reciclables, no contaminar los suelos ni los ríos o mares, evitar el desperdicio o el uso indebido del agua, aprovechar la energía solar para abastecer nuestro hogar.

La consciencia ambiental implica una serie de actitudes que todos deberíamos incorporar en pos de disminuir la contaminación en el planeta Tierra, preservar su flora y su fauna, y garantizar una mejor calidad de vida para nosotros y para las próximas generaciones.

Si estás a punto de erigir tu vivienda o querés incorporar alguna habitación o pieza adicional, seguramente entrarás en contacto con El Pimpollo para proveerte de los materiales de construcción necesarios para llevar a cabo tus proyectos.

Ahora bien, si querés combinar esta tarea junto con el cuidado de la naturaleza, los ladrillos ecológicos podrían ser una excelente opción. Son piezas fabricadas a partir de materiales o procesos menos contaminantes que los tradicionales, reduciendo el impacto negativo sobre el medio ambiente.

Dentro de los ecoladrillos hay diferentes composiciones, unas más sustentables que otras. Por ejemplo, existen ladrillos de papel, de botellas recicladas, de cemento y barro, de ceniza, entre otras. Algunos son sencillos de realizar de forma casera, mientras que otros requieren una mayor estructura.

Ventajas de los ladrillos ecológicos

  • Son más económicos
  • Reducen el impacto ambiental, favoreciendo la biodiversidad
  • Son más livianos, lo cual facilita su manipulación y reduce el esfuerzo de los obreros
  • Los ecoladrillos hechos a partir de botellas de plástico aíslan la temperatura hasta cinco veces más que los tradicionales

Cómo realizar ladrillos ecológicos

  • Ladrillos de tierra y cemento

Esta opción es muy similar a los ladrillos tradicionales, tanto en su forma como en su confección. Se fabrican a partir de tierra, cemento y agua, y una prensa que les da forma de piezas encastrables.

Para hacerlos necesitás cuatro baldes de tierra y 1 de cemento. La cantidad de agua se va agregando de acuerdo a los requerimientos de la preparación.

Colocá la tierra y el cemento en el suelo y mezclalos. Luego, hacé un orificio en el centro y agregá agua paulatinamente, hasta lograr una textura granulada y espesa. Una vez realizada la mezcla, llevala a la prensa y ponela en los moldes.

Presioná la prensa y listo, estarán hechos. Después de desmoldarlos, dejalos secar por no menos de siete días.

  • Ladrillos de botellas

Se hacen a partir de botellas de plástico, generalmente de medio litro de capacidad, que se rellenan con materiales plásticos y papeles.

El objetivo es rellenarlas hasta el fondo con la ayuda de un palo. Tenés que empujar todo el contenido para que la botella quede compacta y se endurezca por completo. Una vez que lo lograste, ponele la tapa y tendrás tu primer ladrillo ecológico.

Como podés ver, fabricar ecoladrillos no equivale a hacer un clic aquí y otro allá. Requiere tiempo, esfuerzo y dedicación.